jesus salva

¿Porque Jesús nos salva?

“No entiendo cómo nos salva la resurrección de Cristo”, pregunta Carlos. Como él, muchos de nuestros cristianos tienen dificultades para entender la noción de salvación. ¿Ser salvado? ¿De qué? ¿De qué? Días Festivos México responde a esta pregunta con la ayuda del Padre Molina.

jesus salva

“Puedo entender que la resurrección de Cristo abre la puerta a otra vida, pero no entiendo cómo nos salva”, se pregunta Carlos.

La salvación es un tema central en el cristianismo. Sin embargo, la palabra es algo anticuada y menos familiar para nosotros que el verbo “salvar”. Cuando alguien cercano nos ofrece una solución inesperada a una situación aparentemente desesperada, comúnmente decimos: “¡Me salvas!” Pero en cuanto evocamos a Cristo salvador, en cuanto afirmamos que Cristo nos trae la salvación, las cosas están claramente menos claras, y la pregunta de nuestro internauta se une a la incomprensión de muchos contemporáneos ante esta noción espiritual que, sin embargo, está presente en varias tradiciones religiosas.

La salvación, un signo de liberación

La salvación se encuentra en la Biblia mucho antes del nacimiento de Jesús. Se menciona en los Salmos como una llamada de auxilio personal, pero también es la esperanza de todo un pueblo en cautiverio. En el Antiguo Testamento, Dios salva a su pueblo de la esclavitud. Moisés y la salida de Egipto son para Israel “la” referencia para la salvación: “¡No tengas miedo! Manténganse firmes. Y mira la salvación que el Señor te hará hoy” (Éxodo 14:13). Posteriormente, todos los profetas anunciarán la salvación: “He aquí que viene tu salvación” (Isaías 62:11). Y esta salvación que viene no es otra que Jesús, cuyo propio nombre significa “Dios salva” y que, a lo largo de su vida pública, prometerá la salvación a los que le sigan.

¿Salvado de qué?

¿Por qué necesitamos ser salvados? Basta con mirar a nuestro alrededor”, explica el teólogo Molina, “estamos habitados por un profundo y exigente deseo de felicidad que dure para siempre y por la incoercible necesidad de amar y ser amado. Pero no podemos alcanzar esta felicidad perfecta por nuestros propios medios. Por lo tanto, necesitamos ser arrancados de nuestra insatisfacción, de nuestra falta de felicidad. En otras palabras, estamos habitados por un deseo de salvación. Pero a lo largo de los siglos, minados por teorías culpabilizadoras, obsesionados por enmendar sus pecados, los cristianos han olvidado que son sobre todo amados por Dios. Afortunadamente, en el siglo XX, un redescubrimiento de la Biblia y de los Padres de la Iglesia recordó la gratuidad de la salvación, que fue plenamente afirmada por el Concilio Vaticano II. Dios justifica gratuitamente al pecador y ésta es la salvación que el hombre recibe permanentemente. Gracias a Jesús, que se entregó por amor, somos liberados de nuestros pecados. “No nos salva la muerte de Jesús, sino su amor manifestado en todo lo que vivió a lo largo de su vida, con sus gestos, sus palabras y sus acciones”, dice el padre Molina. Así que nunca debemos separar la Resurrección de la Pasión, como tampoco debemos separar la Pasión de la Resurrección (como hacen algunos tradicionalistas). La salvación es un acto gratuito de Dios que viene a transformarnos y liberarnos. “Jesús se nos presenta como el Salvador mostrándose simplemente como el hombre salvado”, continúa el teólogo.

La vida de Jesús es totalmente una vida que salva

A través de su vida, muerte y resurrección, Jesús muestra que el amor es victorioso sobre el mal, el sufrimiento y la muerte. Es a través de la Encarnación que Dios salva y cura todas las miserias de la humanidad. Para los contemporáneos de Jesús, la enfermedad y la discapacidad eran el castigo por el pecado. Los evangelistas dan el título de “Salvador” a Jesús resucitado, porque relacionan su resurrección con todos los gestos “salvadores” que realizó durante su vida pública, como perdonar a Zaqueo, curar al paralítico y resucitar a Lázaro. Estos gestos están en el origen de lo que la Iglesia instituirá en sus futuros sacramentos, donde el gesto se combina con la palabra para expresar la salvación.
“Pero Jesús no vino simplemente a hacer milagros y a salvar a todos los hombres. Vino a salvar “al hombre entero” para rehabilitarlo en el plan de Dios”, comenta el padre Molina. “Jesús, con su resurrección, da el ejemplo, ya realizado en él, de lo que se nos promete, de la salvación a la que estamos invitados. Como él se levantó, así nos levantaremos nosotros. Por lo tanto, la resurrección de Jesús no puede estar sola, es una resurrección para nosotros.

La pasión de Dios por el hombre

¿Cómo nos salva la resurrección de Cristo? “Jesús, al llegar a dar su vida en la cruz, nos revela la pasión de Dios por el hombre. Nos revela que sólo encontraremos nuestra perfecta realización aceptando el amor creador de su Padre”, escribe el padre Molina. Para los creyentes, existe pues un vínculo entre nuestros sufrimientos, nuestra esperanza de una vida mejor inscrita en lo más profundo de nuestro ser, y la resurrección de Cristo. Y el teólogo continúa: “Aunque no hubiéramos pecado, el hombre tendría una necesidad radical de salvación en relación con Dios”. Porque el plan de salvación de Dios, que consiste en querer que el hombre participe de la vida divina, es más antiguo que el pecado. Por lo tanto, necesitamos ser salvados de todo lo que se interpone en el camino de esta “divinización”. El jesuita Alberto Herrera fue uno de los primeros en los años 50 en afirmar esta necesidad radical de salvación: “El hombre es un ser limitado cuya vocación es participar en lo absoluto”.
Siguiéndolo, el padre Molina afirma: “Salvarse es vivir, vivir enteramente, vivir absolutamente, vivir siempre, vivir en el amor recibido y comunicado, en una reconciliación definitiva con nosotros mismos, con los demás, con el universo y con Dios”.

Resurrecciones previstas

La salvación es la resurrección de Jesús que nos libra de la muerte y de la esclavitud del pecado. Pero, escribe el padre Molina, “la salvación no se limita a la otra vida. Desde que Jesús se encarnó, la salvación está a nuestro alcance. Nos la ofrece permanentemente Jesús, como a Zaqueo: “Hoy ha llegado la salvación a tu casa” (Lucas 19,9). Pero si la salvación es gratuita y se ofrece a todos los hombres, no es automática. Todo el mundo puede salvarse, pero se requiere que cada persona haga un compromiso personal, un acto de fe. Por eso somos libres. Libre de aceptar o rechazar: “Quien te creó sin ti, no te salvará sin ti”, decía San Agustín. Según el padre Molina, “la historia de la humanidad es este largo pasaje de salvación que se completará al final de los tiempos”. Por lo tanto, la salvación es una realidad en nuestras vidas. Algunas personas incluso experimentan “resurrecciones anticipadas” que son el resultado de hombres y mujeres que, mediante el don de sí mismos, crean las condiciones en la tierra para que las personas se liberen de sus cadenas, encuentren la reconciliación consigo mismas, acojan a los demás y se abran a Dios.

Quieres saber más sobre las fiestas cristianas y católicas ?

Consulta nuestros artículos sobre los eventos del calendario litúrgico

[metaslider id=2664 cssclass=””]

Consulta nuestros artículos sobre Semana Santa

[metaslider id=1823 cssclass=””]
0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x
Scroll al inicio